martes, 8 de mayo de 2018

Curiosidades de la calle Aguiar en la Habana Vieja



Serie: Calles de La Habana

Desde Casa Maura, quiero seguir comentándote sobre las calles de La Habana, esas arterias de una ciudad que tiene una magia especial.

Las calles de La Habana son bulliciosas como su gente, elegantes ante quienes las visitan y guardianas del paso de los años. Parecen estar detenidas en el tiempo; en ellas se respira el esplendor de tiempos pasados.

Aguiar es una de las arterias más concurridas de La Habana Vieja. Se extiende desde Peña Pobre hasta la calle Sol, y tiene una fascinante historia.

Algunos documentos explican que debe su nombre a Don Luis José de Aguiar, destacado coronel que vivió en dicha calle, específicamente en una casa en la esquina de Tejadillo.

Sin embargo, ocurría algo curioso, algunos pasajes de la misma fueron nombrados de forma diferente. Tal es el caso de la cuadra comprendida entre Muralla y Teniente Rey. Este tramo se nombró de la Carnicería. Ello se debió a que la carnicería del rey estuvo allí, cerca del año 1812. La esquina de Amargura se llamó de los Terceros, porque se encontraba la capilla de la tercera orden de San Agustín. La esquina de O’Reilly se llama del Ante-Cristo; esta no tiene una explicación fidedigna, como tampoco la tiene el hecho de que el tramo también tuviese el nombre de Contias.

En 1666, en el cabildo de la ciudad se presentó una queja sobre los niños que jugaban en el tramo de Aguiar, comprendido entre las calles Muralla y el paredón del Convento de Santa Clara. A partir de ahí, el pedazo comenzó a llamarse Calle del Juego de Barras.

Cuando el tercer descubridor de Cuba, Alejandro de Humboldt, visitó la capital cubana en diciembre de 1800 se hospedó en Aguiar.


SITIOS DE INTERÉS

Actualmente la vía cuenta con varios sitios de interés cultural e histórico. Tal es el caso del Oratorio San Felipe Neri, una sala de conciertos en el Centro Histórico, donde, además, se exhibe una pequeña colección de pintura religiosa con piezas de los siglos XVIII y XIX.

Cerca de Aguiar quedan otras arterias importantes como las calles Cuarteles, Chacón, Tejadillo, Empedrado, Progreso, O’Reilly, Obispo, Obrapía, Lamparilla, Amargura, Teniente Rey y Muralla.


HELAD'ORO

Quiero cerrar invitándote a conocer “Helad'oro”, un pequeño oasis, considerado el lugar ideal para refrescarse del clima de La Habana deleitando el paladar con una decena de sabores de exquisitos helados elaborados con frutas autóctonas de estación y otros productos cubanos como café, chocolate y malta.


Este agradable rincón se encuentra en Calle Aguiar 206 entre las calles Empedrado y Tejadillo, a pocas cuadras de la Plaza de la Catedral de la Habana y de la conocida Calle Obispo, el boulevard más cosmopolita de la urbe.